6 consejos para prevenir el sobrepeso infantil

Uno de los graves problemas de salud pública en el siglo XXI es la obesidad infantil. El número de niños que la padecen ha aumentado preocupantemente en todo el mundo y Perú no es la salvedad, ya que ha duplicado la cantidad de niños con sobrepeso en las últimas décadas.

Antes, solíamos pensar que el hecho de que un niño tuviese sobrepeso era positivo, saludable y sin nada fuera de lo común. Sin embargo, la ciencia nos demuestra todo lo contrario: la obesidad infantil ocasiona problemas de salud y enfermedades graves en la vida adulta, como diabetes y problemas cardiovasculares, y no solo esto, sino que también afecta al bienestar físico, social y psicológico de los niños.

Por esta razón, inculcar buenas costumbres en nuestros hijos desde los primeros años de vida es muy importante, ya que será en esta etapa cuando empezarán a experimentar con sabores y alimentos, además de comenzar a ser más autosuficientes, con ganas de jugar y descubrir en todo momento.

A continuación, encontrarás una interesante guía que te ayudará a establecer una rutina de vida saludable para ti y para tus hijos y así prevenir el sobrepeso infantil.

1. Procura mantener un estilo de vida activo. El ejercicio diario es fundamental: en ocasiones será suficiente con llevar a tu hijo al parque, hacer excursiones u alguna otra actividad en la que pueda jugar, aprender y divertirse. Por otra parte, es importante establecer límites en los tiempos que destinan a actividades sedentarias como el uso de la televisión, internet o los videojuegos.

2. Mantén una dieta balanceada y diversa que no se centre solo en dar al niño lo que le gusta, sino que incluya las vitaminas, minerales y nutrientes necesarios para su crecimiento a nivel físico y mental.

3. Aumenta el consumo de frutas, verduras y hortalizas frescas. Recuerda que son aconsejables 5 porciones de frutas y verduras que pueden ser fácilmente distribuidas durante el día. Por ejemplo, puedes incluir frutas en el desayuno junto con cereales o lácteos, al tratarse de una de las comidas más importantes del día, como también en el lonche o en otro momento.

4. Controla el consumo de grasas saturadas. Alimentos como la mantequilla o la pastelería industrial brindan calorías y pocos nutrientes, así que procura encontrar alternativas más sanas. Una buena opción son las grasas saludables, por ejemplo el aceite de oliva, el aceite de girasol o los frutos secos.

5. Disminuye el consumo de caramelos, golosinas y bebidas azucaradas, ya que solo aportan calorías vacías, es decir, ningún tipo de nutrientes ni tampoco beneficio alguno para la salud de tu hijo. Si estás buscando un aperitivo para el momento, es una oportunidad ideal para apostar por alimentos saludables como, por ejemplo, fruta cortada a trocitos, palitos de verduras crudas, cereales, frutos secos o lácteos.

6. Dale a tu hijo alimentos que no contengan azúcar añadido, ya que la obesidad infantil está relacionada de forma directa con el consumo de azúcar. Evita que su paladar se habitúe a sabores dulces en exceso de manera que adquiera hábitos saludables a largo plazo. Algunos alimentos que cumplen esta condición incluyen la leche sin azúcar añadido, como Blemil plus 3. Como padres, somos el primer ejemplo a seguir que tienen nuestros hijos, por lo que es esencial cuidar de igual forma nuestra alimentación y practicar un estilo de vida activo, educando con el ejemplo a los pequeños de la casa.

Artículos relacionados