¿A qué edad ven los bebés?

Los recién nacidos aún están en pleno desarrollo, por lo que sus ojos también están en proceso de maduración. Al nacer, los bebés ven en tonos grises y de forma borrosa; demorarán hasta alrededor del primer año de vida para poder ver con claridad similar a la de un adulto.

Los ojos de un recién nacido ya se encuentran propiamente desarrollados, pero solo pasado el primer año de vida es cuando se habrán adaptado a su entorno y podrán ver más claramente. Los bebés prematuros acostumbran tardar un poco más de tiempo.

La retina del bebé todavía está madurando, lo que explica la visión borrosa y limitada de los primeros meses. Cuando el bebé nace es cuando su visión es más restrictiva, pero a medida que pasan los meses verás progresos notables.

  • Al nacer, los bebés ven sombras y siluetas borrosas. Pueden percibir cambios en la intensidad de la luz, pero no pueden distinguir claramente entre oscuridad y luminosidad. Su rango de visión no pasa de los 25 centímetros de distancia y aún no pueden ver colores con claridad.

  • Durante el primes mes, verás cómo empiezan a mirar hacia puntos fijos por unos instantes, pero su visión sigue siendo borrosa y en tonos grises. Aún no tienen completo control sobre los músculos de los ojos, por lo que puedes ver que a veces se pone bizco.

  • Es durante el segundo y tercer mes que el bebé comienza a distinguir colores primarios, en especial cuando están bien iluminados o son brillantes. Su alcance de visión se amplía poco a poco, e incluso pueden seguir con la mirada objetos en un rango de hasta 180º.

  • Cuando el bebé alcanza los cinco meses, su alcance de visión a distancia mejora significativamente, aunque aún ve borrosos a los objetos lejanos. Puede distinguir los colores primarios que estén claros, además de reconocer las caras de las personas que ve a menudo.

  • Desde los seis meses, su visión es más comparable a la de los adultos puesto que adquieren mayor percepción de la profundidad, los colores primarios y ciertos colores secundarios. Pueden seguir objetos que salen de su campo de visión, como cuando se le cae un juguete o lanzas una pelota.

  • El bebé continuará progresando, hasta alcanzar los 12 meses, que será cuando tendrá una visión más desarrollada, comparable a la de un adulto. Su distinción de colores se afina y podrán diferenciar entre tonalidades distintas. Su cerebro ya puede reconocer los objetos, aunque solo vea una parte de ellos, además de poder identificar colores, tamaños, distancia y profundidad.

 

¿Cómo puedes estimular la visión del bebé?

Los bebés tienen una visión en proceso de maduración, por lo que necesitan de un estímulo para desarrollarse mejor. Todo su entorno está constantemente llamando su atención, y tú puedes ayudarle a descubrirlo.

Procura que el espacio donde duerme y pasa el mayor tiempo el bebé tenga luz natural y su cuna tenga un buen rango de visión para que pueda explorar con la mirada. Si no cuentas con luz natural en el cuarto de bebé, intenta sacarlo a pasear y que reciba sol en horas en que no sea muy intenso.

Siendo su distinción de colores aún limitada, los bebés preferirán jugar con objetos suaves, más bien grandes, de colores brillantes, luces que parpadean o partes que se mueven. En los primeros meses necesitará de tu ayuda para fijar o seguir con la mirada juguetes que le pongas en frente, o por ejemplo, entretenerlo con un móvil sobre su cuna.

Los bebés pueden distinguir las caras que tengan cerca, como cuando le das el pecho o juegas con él, y disfrutarán de oír tu voz y mirar tus gestos. Puedes hablarle o cantarle para que poco a poco reconozca a las personas cercanas y aprenda mirando.

Recuerda no cansar sus ojos presionándole demasiado a fijar la mirada o a seguir objetos. Permítele descansar y descubrir el mundo a su ritmo.

Artículos relacionados