Recomendaciones para el cuidado de tu bebé

Consejos

El bebé tan esperado ya está contigo, y quieres hacer todo lo necesario para que esté sano y limpio. Aquí te dejamos las 9 áreas a las que debes prestar atención para asegurar el buen cuidado de tu recién nacido.

0-3 meses
  • La higiene del recién nacido

    Ojos:

    Moja una gasa en suero fisiológico y limpia alrededor de los ojos todos los días con un movimiento de adentro hacia afuera, en especial si ves legañas o secreciones. Presta atención a la aparición de conjuntivitis u obstrucciones en el lagrimal.

    Oídos:

    Moja una gasa en suero fisiológico y limpia sin frotar la parte externa de la oreja. Procura no hacerlo muy a menudo, prescinde del uso de hisopos, y evita que tu bebé esté mucho tiempo en el agua para prevenir la aparición de otitis.

    Uñas:

    Es recomendable no cortar las uñas del bebé antes de los 20 a 30 días de nacido, para así evitar que se rompan o se lastimen. Cuando el bebé ya sea apto, se recomienda utilizar una tijera punta roma para hacer un corte redondeado en las uñas de las manos, y cortes rectos en las uñas de los pies.

    Genitales:

    En las niñas, separa los labios y limpia la zona de arriba hacia abajo con un paño húmedo. En los niños, limpia el área suavemente con un paño humedecido, prestando atención a cualquier cambio en el área para evitar la aparición de fimosis fisiológica o hidrocele. Tanto para niñas como niños, seca bien el área, sobre todo cuidando los pliegues.

    Cabello:

    Para elegir el champú de tu bebé, querrás asegurarte de que sea hipoalergénico, muy suavemente perfumado o sin olor, y de pH neutro. Sécale bien el pelo para evitar infección por hongos, o micosis, y luego utiliza un peine con puntas redondas y cerdas separadas, o un cepillo de cerdas suaves. Esto ayudará a prevenir la aparición de costra láctea, y puedes complementarlo utilizando aceite de almendras o vaselina para masajear al bebé.

    Sueño:

    Es importante alternar las posiciones en las que duerme tu bebé, ya sea de lado o boca arriba, sin embargo, es más recomendable acostar al bebé boca arriba para evitar la “muerte súbita del lactante”.

    El baño:

    En los primeros baños de tu bebé, mientras más simple sea el proceso será mejor. Evita utilizar productos con químicos u olores, como colonia, talco o jabones fuertes, para así prevenir que aparezca una reacción alérgica. Lo mejor será poner a tu bebé en poca cantidad (10-15cm) de agua tibia (34-35º C), y utilizar productos hipoalergénicos especiales para bebés. Recuerda nunca dejarlo desatendido.

    Proceso del baño

    Moja primero la cabeza de tu bebé ayudándote con un paño, luego el torso, piernas y brazos, y por último los genitales. Usa un champú hipoalergénico y enjuaga bien al bebé. Aprovecha para inspeccionar su cuerpo e identificar cualquier signo de inflamaciones, sarpullidos, irritaciones, o costra láctea en el cuero cabelludo. Una vez enjuagado, seca a tu bebé con una toalla limpia, prestando atención a los pliegues, el área del pañal, bajo el mentón y detrás de las orejas.

Un producto para cada necesidad

En Laboratorios Ordesa contamos con una amplia gama de productos de alta calidad para satisfacer las necesidades de los más pequeños. Desde aquí puedes conocer la que mejor se ajusta a la edad, usos, etapas y características de tu bebé, y encontrar el sabor y la textura con la que seguramente acertarás. ¡Buen provecho!