Reflejos a flor de piel

Estimúlale

Desde su nacimiento, tu bebé posee reflejos que le ayudan a su supervivencia y a adaptarse al medio. A medida que el bebé madura, algunos reflejos desaparecen, otros cambian y otros se mantienen. El pediatra controlará su evolución, pero tú también puedes estimularlos. ¡Descúbrelos! 

0-3 meses
  • Reflejos de todo tipo

    Búsqueda de alimento:

    Prueba tocando la mejilla del bebé antes de darle el pecho – verás cómo se gira hacia ti buscando el alimento y haciendo “puchero” con los labios.

    Reflejo de succión:

    Incluso antes de nacer, el bebé tendrá el instinto de succionar para obtener alimento. Esto contribuirá a que puedas darle el pecho y el bebé pueda agarrar el pezón o el biberón sin inconvenientes.

    Reflejo de marcha:

    Durante los primeros dos meses de nacidos, los bebés tienen el reflejo de intentar marchar o caminar sobre las superficies. Si agarras al bebé por las axilas y lo apoyas sobre una base, verás cómo mueve sus piernas.

    Reflejo prensil palmar:

    Un reflejo que podrás percibir desde que el bebé nace, es el de agarrarse firmemente a tu dedo cuando se lo acercas a la palma de la mano. Este reflejo no suele durar más que una semana, pero muchos bebés lo siguen haciendo por meses, incluso como una forma de calmarse y conectarse contigo cuando lo alimentas.

    Reflejo de moro:

    Es un reflejo de supervivencia que se puede probar para evaluar los movimientos de las articulaciones, y que suele desaparecer a los dos o tres meses de nacido. Para comprobarlo, agarra al bebé por la espalda y, con mucho cuidado, suéltalo por un instante, como si lo dejaras caer hacia atrás – reaccionará estirando y agitando los brazos.

    Reflejo de sobresalto:

    Un reflejo que se mantiene durante el desarrollo del bebé, es el de su reacción a los ruidos o sonidos que lo sorprendan. El bebé se pondrá tenso, abrirá mucho los ojos y estirará los brazos.

    Reflejo plantar:

    Si tocas la planta de los pies del bebé, de abajo hacia arriba o desde el talón a los dedos, podrás apreciar cómo encoje los deditos hacia adentro y los arquea. Este reflejo suele desaparecer a los nueve meses, lo que permite que luego tu bebé pueda caminar normalmente.

    Reflejo Tónico Simétrico del Cuello

    Este es el reflejo precursor al gateo, que permite a tu bebé separar el control de su cuerpo superior y el inferior. Si acuestas al bebé boca arriba podrás percibir cómo puede estirar el brazo y pierna de un lado, mientras flexiona el brazo y pierna contrarios. Es importante desarrollarlo para que luego no tenga problemas para sentarse y atender en clase, o con su motricidad para actividades como nadar, por ejemplo.

Un producto para cada necesidad

En Laboratorios Ordesa contamos con una amplia gama de productos de alta calidad para satisfacer las necesidades de los más pequeños. Desde aquí puedes conocer la que mejor se ajusta a la edad, usos, etapas y características de tu bebé, y encontrar el sabor y la textura con la que seguramente acertarás. ¡Buen provecho!