¡Bienvenido al mundo!

Motor

Los tres primeros meses de tu bebé serán de descubrimiento y adaptación para ambos. Antes de que te des cuenta, el bebé habrá doblado su peso y su personalidad se irá marcando poco a poco. Dependerá de ti para aprender sobre su entorno y entrar en el ritmo de su rutina, por lo que será fundamental hablarle, darle cariño, jugar juntos, y, principalmente, disfrutar de esta primera etapa de íntimo acercamiento.

0-3 meses
  • Descubriendo su cuerpo

    El primer mes:

    Muchos de los comportamientos del recién nacido estarán marcados por sus reflejos innatos, como el de succionar para buscar alimento; apretar los puños o tu dedo cuando se lo das; el de marcha, intentando caminar sobre las superficies si lo pones de pie; o el reflejo de Moro, que puedes comprobar dejando caer hacia atrás por un instante, con mucho cuidado, al bebé, y verás que abre los brazos y los dedos, para luego cerrarlos.

    La principal actividad de tu bebé en este mes será dormir, y le tomará un tiempo reconocer los horarios diurnos y nocturnos. Los primeros movimientos del bebé consistirán en flexionar sus piernas y brazos, además de girar su cabeza de vez en cuando.

    El segundo mes:

    El cuello del bebé está todavía en desarrollo, pero poco a poco puede levantar la cabeza estando acostado, aunque aún necesita de tu ayuda para mantenerse sentado. El bebé ya puede empezar a ver más claramente y seguir con la mirada lo que tiene cerca, así que aprovecha para hablarle, cantarle y sonreírle.

    El tercer mes:

    El cuello de tu bebé está más fuerte y podrá empezar a levantar la cabeza estando boca abajo, con la ayuda de sus brazos. Cuando cargues al bebé, podrá sostener su cabeza por unos instantes sin ayuda. Su mirada también está más clara, y puede seguir objetos hasta un ángulo de 180º.

Un producto para cada necesidad

En Laboratorios Ordesa contamos con una amplia gama de productos de alta calidad para satisfacer las necesidades de los más pequeños. Desde aquí puedes conocer la que mejor se ajusta a la edad, usos, etapas y características de tu bebé, y encontrar el sabor y la textura con la que seguramente acertarás. ¡Buen provecho!