Procurándole bienestar

Molestias

Sueño, apetito, dientes y dolor de encías… En cada etapa se dan pequeñas molestias ligadas al desarrollo. Factores externos, un ritmo de crecimiento diferente al resto, algún dolor que no le deje sentirse a gusto. Aquí te damos algunos consejos para ayudarte a procurarle un mayor bienestar mitigando las molestias de tu hijo en esta etapa.

  • Pequeñas molestias de esta etapa

    El sueño nocturno

    Pese a que la mayoría de los bebés ya tienen un sueño bastante regular a esta edad, hay algunos a los que les sucede lo contrario. Si a tu bebé le cuesta conciliar el sueño o dormir seguido, si se despierta o llora a menudo, comprueba que se encuentre bien y no tenga frío ni calor... Por tu parte, puedes favorecer su rutina del sueño: respeta los horarios, léele un cuento o cántale una canción, y llévale a su cuna con su peluche.

    Dientes y dolor de encías

    El sexto mes marca el inicio de la salida de los primeros dientes. Esto puede provocar molestias como encía inflamada, más baba de la habitual y la necesidad de llevárselo todo a la boca, cosa que seguramente le alivia. ¿Cómo ayudarle? Dale mordedores fríos, y si el pediatra te lo recomienda, algún analgésico, pero no es recomendable aplicar ningún producto sobre las encías.

    Estreñimiento

    La introducción de nuevos alimentos puede provocar un cambio en los hábitos intestinales del bebé. Si es así, es recomendable darle más fibra, como en papillas de cereales integrales, y limitar el consumo de alimentos que provocan heces duras (astringentes) como el plátano, la manzana sin piel, la zanahoria o el arroz. También puedes ayudar a tu bebé dándole masajes.

    Pérdida de apetito

    La introducción de nuevos alimentos puede comportar una pérdida de apetito. Nuevos sabores y texturas son a veces cambios demasiado grandes que hacen que algunos niños dejen de comer o pierdan el interés por la comida. No es adecuado forzarlo, pero si a tu hijo le cuesta aceptar un nuevo alimento no pierdas la paciencia e insiste, ya que suele ser necesario ofrecerlo varias veces para que se acostumbre a sus características.


    ¿Qué puedes hacer?

    • Presentar los platos y alimentos de forma apetecible y divertida. Si le gusta a tu bebé, será más fácil que los incorpore a su dieta.
    • Que la papilla tenga un buen sabor, olor y textura. Conseguirás que tu bebé se sienta atraído por ella.
    • Si además es cremosa, homogénea y suave, tu bebé no podrá resistirse. Para ello, opta por papillas dextrinadas.
    • Como siempre, en algunos bebés será más fácil introducir nuevos alimentos que en otros. El único truco que funciona es... la paciencia ¡Hazte con buenas reservas y lo demás pronto llegará!


    Para más información, consulta con tu pediatra.

Un producto para cada necesidad

En Laboratorios Ordesa contamos con una amplia gama de productos de alta calidad para satisfacer las necesidades de los más pequeños. Desde aquí puedes conocer la que mejor se ajusta a la edad, usos, etapas y características de tu bebé, y encontrar el sabor y la textura con la que seguramente acertarás. ¡Buen provecho!