Aprendiendo a moverse

Estimúlale

Se acerca la fecha en que el bebé cumplirá su primer año. Parece mentira todo lo que ha aprendido, crecido y evolucionado. Toda una trayectoria de la que sigues siendo el gran pilar. La mano que le ayuda a levantarse, a avanzar, a tener confianza en sus primeros pasos... que le guía en esta aventura tan emocionante.

  • Juegos, pasitos, actividades... pero todo siempre con protección.

    En esta etapa, tu bebé seguramente empezará a dar sus primeros pasitos. Ya sea de puntillas, con las piernas arqueadas o, ¡a tropezones! Es un momento muy esperado para el que debes tener paciencia. Déjale seguir su ritmo, sin querer que vaya más rápido de lo que puede, aunque puedes animarle a conseguir nuevos logros, sin miedo.

    También puedes estimularle con actividades divertidas o juegos que le gusten. Se trata de favorecer el inicio del gateo y guiarle en su aprendizaje... ya que será él quien decida cuándo está preparado para dar ese gran paso. Por si acaso... empieza a proteger esquinas, cables, puertas, enchufes... ¡y ojo con las escaleras!

  • Algunas ideas de juegos y actividades:
    • Mantenlo boca abajo en tus brazos y paséale así por el comedor de casa.
    • Cuelga juguetes en su cuna para que les dé con los pies de manera divertida.
    • Anímale a que pase por encima de un cojín "a cuatro patas".
    • Ponle los juguetes fuera de su alcance para que se estire y gire el cuerpo para cogerlos. Ya verás cómo para él se convierte en un juego.
    • Sujeta al bebé, haz que se impulse hacia arriba y luego doble las rodillas al bajar.
    • Haz que coja juguetes con las manos y tira de ellos para facilitar que tu hijo se incorpore.
    • Coge una pelota y gírala a su alrededor para enseñarle las direcciones de las cosas.
    • Deja que ande descalzo por el parquet, la moqueta o la hierba, ya que estimula el desarrollo de sus músculos, del arco de la planta del pie, y de la capacidad de agarre de los dedos.
  • Es un gran cambio para tu bebé el pasar del gateo al mantenerse en pie. Así que observarás como experimenta una mezcla de sensaciones: emoción, alegría, miedo y vértigo. También puede ser que llore alguna que otra vez, porque se desequilibra o se cae. Pasar del gateo a sostenerse de pie comporta un cambio de perspectiva. 

  • No le sobreprotejas. Debe aprender a caer y a levantarse. Dale toda la seguridad del mundo y transmítele confianza, sin miedos ni temores. Así no frenarás su aprendizaje.

  • Atención con sus hábitos alimentarios: Estará tan centrado en aprender a caminar que olvidará conductas como la alimentación. Sus necesidades se encontrarán más estancadas y no querrá comer tanto.

descubre las fases por las que pasará tu bebé al gatear

  • Es desarrollar músculos, huesos y articulaciones (cuello, piernas, rodillas, tobillos,…).

  • Es ampliar nuestro campo de visión, las distancias, las dimensiones de las cosas y la percepción de tamaños.

  • Es favorecer la estabilidad y coordinación de los movimientos (sobre todo laterales), básicos en el aprendizaje de la escritura y la lectura.

  • Es liberarse las manos para poder coger cosas por las que sientan atracción.

  • Es no dejar de crecer al cambiar su constitución física.

  • Es ser más independiente y autónomo y saber que pueden llegar ellos solos hacia donde quieran.Es sociabilizarse y empezar a interactuar con las personas de su alrededor.

No se aconseja el uso de la andadera o el caminador, ya que un 25% de los niños que han hecho uso de ella han sufrido algún pequeño accidente, por la velocidad excesiva que alcanzan, desniveles en el suelo y otras zonas de difícil acceso (baños o cocina).
La andadera sí facilita que el bebé ejercite las piernas, mejore el equilibrio y camine con mayor seguridad pero también se cree que se adquiere una postura no correcta que choca con el proceso y ritmo normal de aprendizaje a la hora de caminar. Ante cualquier duda, consúltalo con tu pediatra.

Un producto para cada necesidad

En Laboratorios Ordesa contamos con una amplia gama de productos de alta calidad para satisfacer las necesidades de los más pequeños. Desde aquí puedes conocer la que mejor se ajusta a la edad, usos, etapas y características de tu bebé, y encontrar el sabor y la textura con la que seguramente acertarás. ¡Buen provecho!