¡Crece el apetito, y el control!

Dieta equilibrada

Una vez pasado el malestar habitual del primer trimestre (enhorabuena por si no ha sido tu caso), a partir del segundo suele crecer el apetito. Debes alimentarte según tus necesidades pero concierto control, aunque evitando dietas estrictas. Opta por la comida sana y equilibrada y verás que todo es más sencillo.

etapa-img1
  • Es hora de disfrutar del embarazo y ello incluye la comida. Seguramente tengas más apetito. Tómatelo con calma y no te agobies demasiado con las cantidades. Utiliza el sentido común y trata de comer más frutas y verduras que te sacien sin tener un gran aporte calórico. Lo ideal es una dieta equilibrada y variada que te aporte lo necesario para cubrir tus requerimientos de proteínas, calcio, lípidos, hidratos de carbono, minerales y vitaminas.

    ¿Qué alimentos se recomiendan especialmente durante este periodo? La leche y sus derivados como queso, yogurt... Carnes de ave, pescado, huevos y legumbres, además de frutas, verduras, ¡y mucha ensalada! que con su aporte de fibra te ayudará a regular el tránsito intestinal y a evitar el temido estreñimiento.

Toma un mínimo de un vaso de leche al día complementándolo con otros derivados (quesos o yogures). La leche tiene un alto contenido de proteínas, calcio y vitamina D. También podrás añadir leche en recetas como cremas, salsas o cereales.

Aportan hierro y proteínas, así que deberás consumir un mínimo de dos porciones al día. Los huevos, siempre cocidos y el resto de alimentos mejor al vapor (aún poder darte algún capricho alguna vez).Evita las partes con más grasa, como vísceras y menudillos.

El pescado azul tiene múltiples beneficios. Gran fuente de yodo (ácidos grasos poliinsaturados omega-3 ) que favorecen el desarrollo cerebral y la vitamina D, que favorece la absorción de calcio y conserva el buen estado de los huesos.

Deberás consumirlas con un mínimo de 5 veces al día. Contiene vitaminas, minerales y fibra. Puedes comprarla fresca o congelada pero no la cuezas mucho porque pierde propiedades como la vitamina C, que favorece el buen estado de la piel y para la absorción del hierro.

Consúmelos cada día. Si son integrales, tendrán un gran aporte de fibra y evitarás el estreñimiento, bebiendo mucha agua cuando los consumas. Recomendamos tanto el pan como todos sus derivados (pasta o arroz) y los cereales en el desayuno.

Utiliza aceite de oliva siempre que sea posible, ya que contiene: ácido oleico (ácido graso monoinsaturado), ácidos grasos esenciales (linolénico y linoleico), vitamina E y polifenoles. También podrás utilizar aceite de girasol, que aporta lípidos y vitaminas liposolubles. Muy esporádicamente podrás utilizar margarina o mantequilla, pero recuerda que no debes excederte con las grasas para que no afecten a tu peso.

Un producto para cada necesidad

En Laboratorios Ordesa contamos con una amplia gama de productos de alta calidad para satisfacer las necesidades de los más pequeños. Desde aquí puedes conocer la que mejor se ajusta a la edad, usos, etapas y características de tu bebé, y encontrar el sabor y la textura con la que seguramente acertarás. ¡Buen provecho!