Alimentación para grandes chicos y chicas

Alimentos

Tu hijo ha pasado del año y su alimentación cada vez se parece más a la de los adultos. Por eso tienes que enseñarle poco a poco nuevos hábitos, como comer siempre a la misma hora, intentar que lo haga por si sólo, y enseñarle a comer variado para evitar el aburrimiento.

+ 12 meses
  • Leches de crecimiento y nuevos sabores

    En esta etapa tu hijo ya no necesita tanto aporte de nutrientes por kilo de peso, lo que puede hacer que deje de comer tan frecuentemente o te parezca que no come lo mismo que antes. Además, y antes de la introducción de la leche de vaca, que se recomienda hacer a partir de los 3 años, puedes empezar a cambiar a las leches de crecimiento, también conocidas como leches 3 y 4, con el aporte justo de proteínas, vitaminas y minerales y menor contenido en grasa saturada..

  • ¡Combate la monotonía!

    Por evitar la monotonía a la hora de comer, ofrécele al niño un menú variado y divertido, que le ayudará a ver la hora de la comida como algo ameno y no una rutina. Algunos consejos...

    • Dale una dieta lo más variada posible, con el aporte de calorías necesario según la edad y actividad física de tu hijo.
    • Edúcale en una dieta sana, la mediterránea es la mejor, y un estilo de vida saludable.
    • No abuses de la sal.
    • La leche y derivados lácteos deben ser el equivalente a 500 ml de leche al día como mínimo.
    • Es importante que tome el desayuno de forma correcta y que se componga de cereales, lácteos y fruta.
    • Los hábitos alimentarios adquiridos en los 2 primeros años de vida condicionarán los de los años siguientes.
    • Acostumbra a tu bebé a un horario de comidas regular, evitando que pique entre horas.
    • La hora de la comida debe ser alegre.
    • Respeta el apetito de tu hijo sin forzarle a comer.
    • Que el agua sea su bebida habitual, evitando las bebidas con gas y las azucaradas (sólo uso ocasional).
    • Antes de los 3 años no le des frutos secos enteros, patatas fritas, frutas con semillas, caramelos y resto de alimentos que puedan causar atragantamiento, contener azúcar o demasiada sal.
    • Anímale a comer sólo ¡será todo un reto que le motivará!
  • Buenos hábitos para evitar la Obesidad

    La tendencia actual para combatir la obesidad infantil es concienciar a la población sobre la importancia de reducir los azúcares simples de la alimentación de los niños.

    Estas son algunas recomendaciones de la OMS para reducir la obesidad:

    • Aumentar el consumo de futas y hortalizas, legumbres, cereales integrales y frutos secos.
    • Reducir la ingesta total de grasas y sustituir las grasas saturadas por las grasas insaturadas.
    • Reducir la ingesta de azúcares.
    • Favorecer la actividad física y el ejercicio.

    La mejor manera de prevenir la obesidad en la etapa adulta es promover buenos hábitos alimenticios desde pequeños y promocionar un estilo de vida saludable.

Las leches de crecimiento, también conocidas como leches 3, son ideales para la alimentación de los niños de 1 a 3 años durante la transición de las leches de continuación a la leche de vaca, que tiene un nivel de sales y proteínas demasiado alto para el sistema digestivo y renal de los bebés que todavía no han madurado del todo.

La fórmula intermedia de bajo contenido en grasa saturada de las leches 3 tiene una concentración de proteínas y minerales inferior a la de la leche de vaca, además de estar enriquecidas con vitaminas y minerales como el hierro.

En función del tipo de alimento el niño debe consumirlo con una mayor o menor frecuencia como puedes observar

el huevo entero se puede introducir a partir de los 12 meses, el pescado azul a partir de los 18 y la leche de vaca entre los 24 y 36 meses

Un producto para cada necesidad

En Laboratorios Ordesa contamos con una amplia gama de productos de alta calidad para satisfacer las necesidades de los más pequeños. Desde aquí puedes conocer la que mejor se ajusta a la edad, usos, etapas y características de tu bebé, y encontrar el sabor y la textura con la que seguramente acertarás. ¡Buen provecho!